Mi trabajo en Dubai

Ya os conté cómo conseguí el trabajo. Ahora os contaré como está siendo esta experiencia.

Mis superiores son muy atentos, me tratan con educación incluso cuando hago algo mal (la he liado un par de veces, nada grave) y tuvieron mucha paciencia con mi inglés los primeros días, mientras me acostumbraba a esta asombrosa variedad de acentos. Además, estoy involucrado en las tareas de mi equipo desde el primer día, participando en reuniones y llamadas intercontinentales.

Las condiciones de trabajo son muy buenas. El sueldo está muy bien, pero no es lo más importante. Tengo un buen horario y además flexible. Tenemos cafetería con todo gratis (bebidas, café, té, chocolatinas...) y una sala de recreo con futbolín, Xbox, lector de Dvd y una guitarra. La oficina está llena de juguetes. Hay coches teledirigidos que se pegan a la pared, cubos de Rubik por todas partes, patinetas...

Tenemos un pequeño plan de formación interna. Cada semana hay una hora dedicada a profundizar en determinados aspectos de Django. La semana pasada tuvimos un especial sobre idiomatic Python (sobre lo que intentaré hablaros pronto) que impartieron unos compañeros que fueron a la última PyCon India. Además, nos han regalado un libro sobre buenas prácticas en Django.

Cada 2 semanas hay una reunión de todos los miembros de la empresa, donde diferentes responsables de sección comentan sus novedades más importantes. Desde un cambio importante en el servidor a un importante contrato de patrocinio.

He estado trabajando aquí justo un mes. En este tiempo nos han invitado 3 veces a salir por ahí a todos juntos a tomar unas copas y estar juntos. Un día por que se consiguió un importante objetivo, otro día para celebrar Halloween y, justo hoy, un evento que ha durado todo el día para explicarnos la filosofía de la empresa y hacer equipo (mucha gente se ha incorporado recientemente). Además, nos invitaron a ir disfrazados en Halloween (mucha gente fue disfrazada al trabajo) e, incluso, contratron a una chica que estuvo todo el día en la oficina pintando la cara a quien quisiera.

Resumiendo: una experiencia genial y, por ahora, el mejor trabajo que jamás haya tenido.